Cuando encuentras a tu alma gemela es como si te miraras en un espejo y te vieras a ti mismo. Sientes que esa persona es parte de ti, la reconoces en cada gesto, en cada palabra, en cada pensamiento que expresa, en la energía que emana que es idéntica a la tuya. Y tienes la necesidad, contenida a través de todos los tiempos de fundirte con ella, desnudos los dos.

Sin ti las emociones de hoy no serían si no la piel muerta de las emociones de ayer…

Telurio Americio Oxígeno